Cuando tu crisis existencial es más grande que la impresión de la realidad…