Inicio / ARTICULOS / ENTEÓGENOS: LA NUEVA ERA DE LAS DROGAS
ENTEÓGENOS: LA NUEVA ERA DE LAS DROGAS

ENTEÓGENOS: LA NUEVA ERA DE LAS DROGAS

El uso de drogas psicodélicas durante la última década ha ido en alza en todo el mundo pero no sólo para usos recreacionales, sino que también para propósitos de crecimiento espiritual.

 

 

En 2009, el periodista Alexander Beiner publicó en el diario inglés The Guardian una columna sobre la extensión de la libertad de religión como al uso de drogas en prácticas espirituales. “Mi primera experiencia psicodélica cambió completamente mi vida y me convenció de que el uso de plantas alucinógenas es un derecho humano. Nadie tiene el derecho de decirle a otra persona como experimentar la divinidad”, escribió.

 

Beiner describió el uso de químicos y plantas alucinógenas como una forma de crecimiento espiritual y metafísico que no puede ser reducido al dogma, ligado a la religión, sino que a a la responsabilidad de crear nuestra propia realidad. Además, las llamó herramientas enteógenas.

El término enteógeno fue introducido por Carl A.P. Ruck, Albert Hofmann, R. Gordon Wasson, otros teóricos del tema en el libro “The Road to Eleusis”. El neologismo derivado del griego que significa “qué tiene un dios adentro”, era usado por la cultura antigua para describir estados de inspiración poética o estados inducidos por plantas sagradas.

 

Los griegos no fueron los único en utilizar sustancias enteógenas con fines sacramentales. En las culturas prehispánicas de América se utilizaba la ayahuasca para acercarse a los espíritus. La soma es una planta sagrada para el Hinduismo, que es mencionado en el libro sagrado de la cultura, Rigveda, como la forma de descubrir, la inmortalidad, la luz y a Dios. Los Zoroastrians, una de las religiones más antiguas del mundo previa al Islam, tenían una sustancia similar asociada a la divinidad llamada Haoma.

Diferentes culturas a lo largo de la historia humana han usado sustancia que alteran los estados de conciencia. La escritora Nimue Brown explicó en un artículo de opinión que se está hablando de naturaleza: todo lo que hemos construido, descubierto e inventado viene  desde la tierra, incluso las drogas. “Las drogas pueden cambiar tus percepciones porque pueden imitar e interactuar con la química de tu cerebro. Eres parte del proceso”.

 

Kenneth Tupper, doctor y profesor de la Universidad de British Columbia, analizó el uso de plantas psicoactivas como sacramentos espirituales. Su investigación consistió en la potencialidad de los enteógenos como herramientas facilitadoras de inteligencia existencial, propuesta por el psicólogo Howard Gardner.

La inteligencia existencial es la capacidad superior para apreciar y atender a los enigmas cosmológicos que definen la condición humana, un extraordinaria atención a lo metafísico, ontológico y misterios epistemológicos, preocupación perenne a todas las culturas humanas. Según Tupper, este tipo de inteligencia puede ser lograda a través del uso de agentes enteógenos sustentados en evidencias físicas, psíquicas, biológicas, históricas e individuales.

Durante la historia contemporánea, el uso de enteógenos se dio a conocer durante 1960. La contracultura que se dio a conocer en Estado Unidos e Inglaterra utilizó LSD, marihuana y otras drogas recreacionales como una forma de despertar la conciencia. Su uso se hizo popular debido a la asociación de dichas sustancias con exponentes del llamado “rock psicodélico”. Además, debido a la popularización del uso de psicodélicos muchos centros de estudios científicos fueron creados.

Debido a la demonización de su uso y la persecución política de los Gobiernos, dichos centros fueron cerrados. La administración del ex presidente Nixon prohibió el uso legal de drogas.

En septiembre de 2015, la revista The New Yorker publicó un artículo titulado “The Trip Treament”, que habla sobre el renacimiento de la investigación psicodélica en el país del norte. Tanto universidades como centros médicos de renombre, como el Harbor-UCLA Medical Center o la escuela de medicina John Hopkins, quieren considerar el uso potencial de la terapia de drogas para tratar la ansiedad, adicción al alcohol y el cigarrillo, depresión, además del estudio neurobiológico de las experiencias místicas.

 

“Creía que las primeras diez o veinte personas eran plantas, que debían estar mintiendo”  dijo el doctor Stephen Ross al suplemento. “Decían cosas como ‘Entiendo que el amor es la fuerza más poderosa del planeta’ o ‘Tuve un encuentro con mi cáncer, ésta nube negra de humo’. Gente que le ha tenido miedo a la muerte perdieron ese temor. El hecho de que una droga que fue suministrada solo una vez pueda tener tal efecto por tanto tiempo es un encuentro sin precedente. Nunca habíamos tenido esto en el campo de la psiquiatría”.

 

No es la primera vez que en Estados Unidos se publica un reportaje de este tipo. En 2010, el diario The New York Times puso en página el uso de psicoactivos en pacientes con enfermedades terminales.

El doctor Clark Martin, de 65 años, tuvo su primera experiencia psicodélica con hongos psilocibios en un experimento para John Hopkins. Él, además de otros sujetos, describieron que durante el consumo de la droga sintieron la muerte de sus egos, la disolución de sus cuerpos y estados de conciencia donde sus preocupaciones personales e inseguridades desaparecen. “Fue un cambio de personalidad. No estaba atado a mi actuar ni estaba tratando de controlar las cosas. Pude ver que las cosas buenas en la vida pasarán si sólo apareces y compartes tu entusiasmo natural con la gente”, dijo Martin.

 

También existe una preocupación generalizada en la comunidad médica que se vuelva al descontrol del tiempo pasado. Rick Doblin, fundador de la Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies (MAPS), dijo a The New Yorker que “esa era otra época. La gente no podía hablar de cáncer o de muerte. Las mujeres tenían que tomar calmantes para dar a luz y no se les permitía estar a los hombres en las salas de parto. El yoga y la meditación eran totalmente raros. Ahora la tranquilidad de la mente es mainstream y todo el mundo hace yoga, en todos los hospitales se puede dar a luz. Hemos integrado cosas a nuestra cultura. Y creo que ahora estamos listos para integrar las drogas psicodélicas”.

Originally posted 2016-07-29 16:45:07.

Scroll To Top