Inicio / INFOGRAFIAS / ¿Qué es la energía femenina y masculina?
¿Qué es la energía femenina y masculina?

¿Qué es la energía femenina y masculina?

Energía Masculina y Femenina

Cuando lo masculino y lo femenino están en equilibrio, hay fluidez, relación, un flujo de energía, unidad, totalidad.

Esta fluidez y equilibrio es quizás mejor ilustrado por la imagen taoísta de la relación indisoluble y la complementariedad de Yin y el Yang.

En términos más amplios,
lo femenino es un patrón que contiene energía: receptiva, conectando, manteniendo las cosas en relación entre sí
lo masculino es un patrón de expansión de energía: la búsqueda de la extensión, la expansión hacia lo que está más allá
Más específicamente,
lo femenino refleja el sentimiento de los valores (del corazón) de la matriz de conciencia instintiva y
lo masculino refleja el cuestionamiento, la definición de metas, el orden, discriminando cualidades de la conciencia, generalmente asociada con la mente o el intelecto
Durante milenios, las mujeres han vivido más cerca del primer patrón, los hombres del segundo.

Pero ahora, hay un impulso profundo para equilibrar estas dentro de nosotros mismos y en nuestra cultura. Hay una urgente necesidad de moderar el actual exceso de énfasis en el valor masculino con un esfuerzo consciente para integrar la femenina.

En el mundo antiguo el principio femenino en la imagen de la diosa,
En primer lugar, estaba en pro de la relación – la conexión oculta de todas las cosas recíprocamente.

En segundo lugar, estaba en pro de la justicia, la sabiduría y la compasión.

En tercer lugar, y lo más importante, se identificaba con la dimensión invisible más allá del mundo conocido – una dimensión que puede ser imaginada como una matriz que conecta el espíritu invisible con la naturaleza visible.
La palabra usada entonces para nombrar esta matrix era diosa; más tarde fue el alma.

El principio femenino ofreció una imagen de la unidad, sagrada e inviolable de toda vida; el mundo de los fenómenos (la naturaleza, la materia, el cuerpo) era considerado como sagrado porque era un teofanía o manifestación del espíritu invisible.

El mayor defecto en la civilización patriarcal ha sido el énfasis excesivo en el arquetipo masculino (identificado con el espíritu) y la devaluación de lo femenino (identificado con la naturaleza). Esto se ha reflejado en el hecho de que el dios no tiene dimensión femenina, en el constante abandono de los valores de sentimiento y de la misoginia responsables de la represión y el sufrimiento de las mujeres.

La historia de los últimos 4000 años ha sido forjada por hombres, determinada por las perspectivas masculinas y dirigida hacia las metas definidas por los hombres – principalmente los objetivos de conquista y el control (esto no pretende ser una crítica, en el contexto de los sistemas de creencias que prevalecen y nivel general de conciencia, las cosas no podría haber sido diferentes).

Sin embargo, la religión y la ciencia – todas nuestras ideas culturales y patrones de comportamiento – se han desarrollado a partir de esta base desequilibrada.

A lo largo de este tiempo, todo lo designado como “femenino” (la naturaleza, el cuerpo, la mujer) se devaluaba y reprimía, incluida la rica diversidad de la herencia pagana del mundo antiguo. En el dominio de la religión, los herejes eran eliminados; se perdieron diversas formas de relacionarse directamente con lo trascendente. Naturalmente, esto ha creado un desequilibrio profundo en la cultura y en la psique humana.

Finalmente ha conducido a las tiranías de este siglo, donde la vida de unos 200 millones de personas han sido sacrificadas a los regímenes totalitarios. Podemos ver el legado brutal de este desequilibrio en Afganistán, Bosnia, Rusia y ahora Kosovo.

Pero también podemos ver en el espíritu que domina la cultura occidental.

El tirano moderno es el extremo reflejo de una patología muy arraigada derivada de un desequilibrio cultural de larga data entre los arquetipos masculinos y femeninos y, en el plano humano, entre hombres y mujeres.

Me gustaría leer este extracto de un artículo reciente:
“Este es un mundo de monstruosa tiranía.

En todas partes hay gobiernos que por diseño o negligencia la gente se muere de hambre, destruyendo sus sustentos, rompiendo sus familias. En todas partes hay opresión de las mujeres, de otras razas, de formas de vida que son queridas a las personas.

La propiedad es confiscada, se les prende fuego a las aldeas, la enfermedad y la desnutrición son dejadas sin control.

Y lo que todas estas víctimas, decenas de millones de ellas, tienen en común – lo que trae su sufrimiento a la vanguardia de mi ira – es esto: no piden esto; no pueden evitar esto; no hay nada que puedan hacer para cambiar esta situación; no tienen otra opción”.
Mateo Parris
The Times, Londres 06/09/98
Donde no hay relación ni equilibrio entre los principios masculino y femenino, el principio masculino se convierte en patológico exagerado, inflado; el femenino patológicamente disminuido, inarticulado, ineficaz.

Los síntomas de un masculino patológico son rigidez, inflexibilidad dogmática, omnipotencia, y una obsesión con o adicción al poder y el control. Habrá una definición clara de los objetivos, pero sin receptividad a las ideas y valores que entran en conflicto con estos objetivos.

El horizonte de la imaginación humana será restringido por una censura abierta o sutil.

Podemos ver esta patología reflejada hoy en los valores despiadados que rigen los medios de comunicación, la política y la unidad tecnológica del mundo moderno. Podemos ver el impulso depredador para adquirir o para conquistar nuevos territorios en el impulso de control global de los mercados mundiales, en la ideología del crecimiento, en nuevas tecnologías tales como la modificación genética de los alimentos.

Vemos competitividad exagerada – el impulso de ir más lejos, crecer más rápido, lograr más, adquirir más, elevado a la categoría de un culto.

Hay desprecio por los valores de sentimientos fundados en la experiencia de relación con los demás y con el medio ambiente. Hay una sexualidad depredadora y compulsiva en hombres y mujeres que cada vez pierden la capacidad de relación. Hay una continua expansión en un sentido lineal, pero ninguna expansión en profundidad, en la visión. La presión de hacer cosas constantemente acelerada.

¿Cuál es el resultado? Agotamiento, ansiedad, depresión, enfermedad que aflige a más y más gente.

No hay tiempo ni lugar para las relaciones humanas. Por encima de todo, no hay tiempo para la relación con la dimensión del espíritu. El agua de la vida ya no fluye. Los hombres y las mujeres y, sobre todo, los niños, se convierten en las víctimas de este duro, indiferente y competitivo espíritu:
Las mujeres, en su desorientación, y porque el valor femenino no tiene una definición clara o reconocimiento en nuestra cultura, se sienten atraídos a copiar la imagen patológica de lo masculino que a su vez incorpora el miedo de lo femenino.
Debido a que en gran parte, toda esta situación surge inconscientemente, no se puede hacer mucho al respecto hasta que la catástrofe interviene.

Reflexionando sobre esto, me acordé de la siguiente historia:
Una vez, no hace mucho tiempo, hubo una gran sequía en una provincia de China. La situación era catastrófica. Los católicos hicieron procesiones, los protestantes hicieron oraciones, y los chinos quemaron palos de incienso y disparaban armas de fuego para ahuyentar a los demonios de la sequía; pero fue en vano.

Finalmente el pueblo dijo:
“Vamos a buscar el hacedor de lluvia”.
Y de otra provincia apareció un viejo seco.

Lo único que pedía era una casita tranquila en algún lugar, y allí se encerró durante tres días. En el cuarto día las nubes se reunieron y hubo una gran tormenta de nieve en el momento del año en que no se espera que haya nieve – una cantidad inusual – y la ciudad se llenó de rumores sobre el maravilloso hacedor de lluvia.

Cuando se le preguntó lo que había estado haciendo durante los tres días, que había causado la nieve a caer en el cuarto, dijo:
“Yo vengo de otro país donde las cosas están en orden. Aquí están fuera de orden; no son como deberían ser por ordenanza de los cielos.

Por lo tanto todo el país no está en Tao, y yo tampoco estoy en el orden natural de las cosas porque estoy en un país desordenado. Así que tuve que esperar tres días hasta estar de vuelta en Tao y entonces, de forma natural, llegó la lluvia”.
El hacedor de lluvia no hizo nada. Esperó a estar en equilibrio. Entonces, su cualidad el estado de rectificar rectificó el desequilibrio que existía a su alrededor. Tal vez tenemos que volvernos hacedores de lluvia…
Siento que estamos viviendo en una época de kairós – un tiempo mítico de elección – una época de descubrimientos científicos estupendos que están ampliando nuestra visión del universo, haciendo añicos la vasija de nuestros viejos conceptos sobre la naturaleza de la realidad.

Sin embargo, el delicado organismo de la vida en nuestro planeta y la supervivencia de nuestra especie está amenazada como nunca antes por las tecnologías impulsadas por una ética de la conquista y el control de la naturaleza, tecnologías que son aplicadas con un total desprecio de los peligros de nuestra interferencia con la compleja red de relaciones de las que depende la vida de nuestro planeta.

La elección es entre aferrarse a un espíritu caduco y desequilibrado y madurar más allá de él hacia una capacidad de relación más responsable y sensible. Si no somos capaces de desarrollar esta capacidad empática para relacionarnos, seguramente nos destruiremos a nosotros mismos y al medio ambiente que sustenta nuestra vida.

Así que, ¿cómo podemos ayudar a restablecer el equilibrio entre lo masculino y lo femenino en nosotros mismos y en nuestra cultura?

Ante todo,
¿Dónde estamos, como individuos fuera de balance?
¿Dónde somos impulsados por el espíritu cultural desequilibrado de alcanzar el poder y el control, haciendo caso omiso de nuestros sentimientos de depresión, ansiedad o síntomas de malestar del cuerpo?
¿Estamos permitiéndonos a nosotros mismos el tiempo suficiente para la reflexión, para las relaciones, para la conexión con una dimensión más profunda de la realidad?
La prioridad como yo lo veo es hacer del hecho de esta patología un asunto de discusión pública. Cambiar el énfasis de alcanzar el poder para lograr el equilibrio.

En segundo lugar, he aquí algunas sugerencias para fortalecer el principio femenino en nuestra sociedad.
Libere la imaginación del dominio ejercido por una minoría de control que excluye lo no racional de la inclusión en nuestra comprensión de la vida.

Formular una nueva imagen del espíritu como la totalidad de todo lo que es – tanto visible como invisible. Recuperar los aspectos femeninos perdidos y devaluados de espíritu: restaurar la naturaleza, la materia y el cuerpo físico (incluyendo la sexualidad) a la esfera de lo sagrado.

Imagine el Alma como Internet Cósmica. Pertenecemos a un inmenso campo o matriz de relaciones. Podríamos imaginar el alma en esta nueva forma como algo a lo que pertenecemos y con lo que podemos desarrollar una relación.

Religión: Renunciar a las formulaciones dogmáticas del pasado: el monoteísmo como el Miteísmo (Ravi Ravindra) reconoce los efectos negativos de las creencias profundamente arraigadas – tales como la creencia en el pecado original – en nuestra interpretación de la vida y su significado. Bienvenido a la idea de la experiencia individual directa de lo sagrado y lo numinoso.

Ciencia: Integrar el principio de la relación empática con lo que se estudia en la enseñanza y la práctica científica. En la educación dar a los niños una comprensión empática de su propio cuerpo y de la naturaleza en lugar de la imagen del cuerpo y el universo como una máquina. Ayudarles a tomar conciencia de su entorno como una gran cadena de relaciones en el que están inmersas sus vidas. Alimentar su sentido de la maravilla.

La psique: desarrollar una mayor comprensión de los patrones abusivos y psicopáticos de comportamiento. Aprenda a reconocer y transformar los patrones de desequilibrio. Curar la división entre la mente y el alma. Reconocer ese sentimiento es un modo válido de percibir la realidad y que debe integrarse con el pensamiento. El principal problema de nuestra sociedad es la inmadurez emocional.

Política: desarrollar un foro más allá de la política nacional e internacional, donde los verdaderos problemas del planeta puedan ser articulados y abordados. Reconocer la grandiosidad, la normalización, la unidad para el control, la proliferación de la burocracia como síntomas de la patología de un principio masculino inflado y sin relación.

Medicina: integrar métodos (complementarios) alternativos de sanación con los ortodoxos como una política deliberada. Centrarse en la medicina preventiva. El médico moderno no tiene tiempo para una relación empática con su paciente. La presión de los números es simplemente demasiado grande. Sin embargo, en algunas cirugías y los hospitales están integrando prácticas alternativas con las ortodoxas. Esta integración podría ser expandida.

Agricultura: se centran en aumentar la producción de alimentos orgánicos. La eliminación de pesticidas, antibióticos y toxinas de nuestro alimento y agua.

Cuidado de los Niños: Un mucho mayor nivel de atención prenatal. En comparación con el resto de Europa, estamos muy por detrás (Suecia es el más avanzado). La atención a la calidad de la “dieta de los niños y para alimentar la imaginación y el intelecto.

Educar a las mujeres a ser conscientes de su propio valor específico y la importancia de su contribución a la cultura. Articulación de valores de sentimientos sin miedo ni vergüenza. La vital importancia de la elección de pareja con mayor cuidado; Evaluar y prepararse para la responsabilidad de la maternidad.

Educar a los adolescentes en la conciencia de las responsabilidades de las relaciones y de los padres hacia el niño. Enséñales la psicología del niño; su dependencia; su sensibilidad, su potencial de crecimiento emocional. Enséñeles acerca de las complejidades de la neurociencia para que entiendan cómo sus emociones afectan su cuerpo y viceversa. Pídales inventar formas de cuidar el medio ambiente.

Control del acoso por una deliberada política declarada de hacer de las escuelas un santuario. Los niños pueden ayudar a hacer de sus escuelas propios santuarios. La meditación en las escuelas desde el principio – efectos positivos en la capacidad de aprender y equilibrio emocional. (Maharishi School en Skelmersdale – reporte The Sunday Times 19/9/98).

Métodos de enseñanza: integrar la conciencia del hemisferio derecho con la conciencia lineal del hemisferio izquierdo – apertura al poder creativo de la imagen – poesía, arte, teatro y música (no hay exámenes para estos). Equilibrio en el plan de estudios entre el desarrollo de la capacidad para el pensamiento lógico y la imaginación creativa y la participación.

Este poema de un niño de 12 años de una escuela en Southampton muestra cómo un profesor puede proporcionar el entorno en el que un niño puede atreverse a expresar sus verdaderos sentimientos:
Escucho mi voz interior hablando conmigo,
Explicando, alentador,
Abriendo la parte de mí que pensé que se había perdido.
En este mundo de crueldad y temor, pequeñas luces se están quemando.
Todo el mundo tiene una llama dentro de sus corazones,
Si sólo tuvieran el coraje para encontrarla.
La luz puede gotear a través de un agujero en tu mente.
Cuando el interior está fuera
Usted es transformado y revelado.
No hay necesidad de tener miedo,
pero sea curioso
Ya que es probable que usted nunca sepa
De dónde viene la fuerza.
Daniel Webster
Jonathan Schell escribió las siguientes palabras en su libro, El destino de la Tierra,
“Porque todo lo que hacemos y todo lo que somos está en peligro, cada persona es la persona adecuada para actuar y cada momento es el momento adecuado para comenzar.”
Cada uno de nosotros está llamado a centrarse en el reequilibrio de lo masculino y femenino en nosotros mismos y en nuestra cultura.

Esto podría efectuar una profunda alquimia en nuestras vidas. Las mujeres y los hombres podrían ambos participar en un proceso de transformación que podría traer a la existencia un nuevo foco cultural, cuyo énfasis ya no está en el poder y el control, sino en relación, el equilibrio y la conectividad.

La frase “la conquista de la naturaleza” podría ser sustituida por la conciencia de la que la humanidad y la naturaleza participan en una realidad más profunda y todavía desconocida que los abarca a ambos.

Al final de la obra El Yo No-Descubierto, Jung pregunta:
“¿Sabe el individuo que él o ella es el contrapeso que inclina la balanza, esa unidad infinitesimal de la cual depende un mundo?”
Millones de personas no tienen otra opción.

Aquellos de nosotros que tienen una medida de elección podrían elevarse al inmenso desafío de definir y vivir un papel nuevo y responsable en relación con los demás y de nuestro hogar planetario.

Creditos:
www.facebook.com/Chrsvz/

Originally posted 2017-05-23 18:45:33.

Scroll To Top