Hasta que la tumba permanezca cerrada, Jesús está vivo y muerto al mismo tiempo!