Tu presencia silenciosa es mucho más poderosa que un millón de palabras vacías