Nuestros sentidos nos permiten percibir solo una pequeña porción del mundo exterior.