in , ,

Estados Alterados de Conciencia: Qué son y como llegar a ellos.

Cuando oigas las palabras “estado alterado de conciencia” es posible que pienses en pantalones de campana, hippies y LSD. Pero algunos estados alterados no tienen nada que ver con las drogas y son más importantes de lo que creemos.

Los estados alterados de conciencia, a veces llamados estados no ordinarios, incluyen varios estados mentales en los que la mente puede ser consciente pero no está en su condición habitual de vigilia, como durante la hipnosis, la meditación, la alucinación, el trance y la etapa de los sueños*. Nos permiten ver nuestras vidas y a nosotros mismos con una lente más amplia y desde ángulos de percepción diferentes a los de la mente ordinaria.

A menudo soy testigo de que las personas confían demasiado en la mente ordinaria. Se analizan minuciosamente a sí mismos y a sus problemas con pocos resultados, como si la mente ordinaria fuera la única y mejor herramienta para la curación.

Adele, una mujer de 45 años, madre de dos hijos, que sufría una depresión relacionada con el envejecimiento. Era muy inteligente y podía articular perfectamente por qué le molestaba tanto tener cuarenta años. Pero por mucho que intentara convencerse de que no era cierto, no podía quitarse de la cabeza la idea de que su vida estaba esencialmente acabada, de que todos los buenos momentos habían quedado en el pasado. Se esforzó por superar esta creencia, que estaba en el centro de su depresión, pero no avanzó mucho.

Muchos de nosotros somos como Adele. Vivimos nuestras vidas y afrontamos nuestros retos con el intelecto, descuidando las oportunidades que ofrecen los estados alterados. Tal vez prefiramos la seguridad y la previsibilidad de la mente ordinaria y el mundo del pensamiento. Sabemos lo que está mal intelectualmente pero nos sentimos atascados cuando se trata de conseguir alivio.

Nos sentimos atascados, en parte, porque confiamos demasiado en “resolver” nuestros problemas. Cuando sólo utilizamos el modo ordinario de conciencia, nuestros problemas pueden autoperpetuarse.

Somos como una persona atascada en un agujero que cava con una pala en lugar de salir con una escalera. A veces no podemos ver la escalera con la mente ordinaria. En momentos así, dejar de esforzarnos por descubrirnos a nosotros mismos puede ser la mejor medicina. Eso no significa dejar de esforzarse por mejorar, sino dar un descanso al intelecto durante un tiempo.

Algunos de los modelos más eficaces de la psicología para el tratamiento de la depresión, como la Terapia Cognitiva Basada en la Atención Plena (MBCT) –Mindfulness-based cognitive therapy- , se basan en la noción de que el intelecto no siempre puede resolver nuestros problemas y, de hecho, puede empeorar las cosas.

En tratamientos como la MBCT, la curación requiere entrar en modos mentales no ordinarios, como la atención plena. Estos modos alternativos están más allá de las palabras. Lo que ocurre en estos estados mentales lo hace en un lenguaje diferente al del pensamiento. Quizá por eso los estados no ordinarios pueden ser tan transformadores, porque ofrecen algo que el pensamiento nunca podrá ofrecer.

Tras muchos meses de procesar su dolor y sus temores sobre el envejecimiento en terapia, Adele se rindió. Decidió que no iba a intentar averiguar cómo deshacerse de su depresión. En su lugar, dedicó tiempo a crear oportunidades para que surgieran estados no ordinarios. Se fue de retiro y, cuando estaba en casa, daba largos paseos por el bosque. Al final de uno de esos paseos, mirando a un río, algo surgió misteriosamente. Supo que podía volver a centrarse en lo que le gustaba de la vida y en lo que podía hacer con el resto de la suya. A partir de ese momento, empezó a sentirse mejor y finalmente se recuperó por completo.

Pensar en nuestros problemas es una parte importante de la curación, pero podemos acabar viendo los problemas a los que nos enfrentamos únicamente con la misma mente que ayudó a crearlos. Los estados alterados de conciencia son lugares sagrados y poderosos que revelan que hay más en nosotros mismos y en nuestro potencial de curación de lo que la mente ordinaria puede captar.

La conciencia es un término utilizado para describir el conocimiento de su experiencia física y mental. Como ya se habrán dado cuenta, no todas las formas de conciencia son iguales. Existen diferentes estados de la conciencia humana, así como una serie de factores que pueden influir en estos estados de conciencia.

La conciencia humana se compara a menudo con un arroyo: cambia constantemente, pero siempre fluye con suavidad. La forma en que tus pensamientos derivan de un tema a otro puede sentirse sin esfuerzo incluso cuando los pensamientos que tienes son dramáticamente diferentes. Si en un momento estás pensando en este artículo que estás leyendo, y al momento siguiente te encuentras pensando en tu mascota de la infancia, puedes agradecer tu actual estado de conciencia.

Entender la conciencia
Existen dos estados comunes de conciencia: consciente e inconsciente. Mientras que el término inconsciente representa una falta de conciencia, la conciencia en sí misma puede presentarse con distintos niveles de conciencia.

¿Te has preguntado alguna vez por qué te sientes con más energía por la mañana, has intentado analizar tus sueños o te has preguntado cómo funciona la hipnosis? Cada uno de estos temas se relaciona con un estado de conciencia diferente porque la forma en que su mente procesa sus pensamientos durante cada uno es única.

La conciencia humana puede ser alterada de diferentes maneras, incluyendo la hipnosis, con drogas y ejercicios mentales. Alcanzar un estado alterado de conciencia también puede lograrse a través de varios tipos de meditación y prácticas mente-cuerpo.

Niveles de conciencia
El estado de conciencia de una persona está interconectado con su nivel de consciencia. Por ejemplo, si alguien está medio dormido o en un estado de somnolencia, normalmente experimentará un nivel de consciencia más bajo. Por el contrario, cuando se expone a un estimulante, una persona puede experimentar un nivel de conciencia elevado.

Baja conciencia
Aunque no tengas la sensación de ser consciente de cada detalle de lo que ocurre a tu alrededor, incluso en un estado de conciencia en el que tienes un bajo nivel de conciencia, tu cerebro sigue siendo capaz de procesar las señales que recibe.

Piensa en el modo en que una persona que está dormida en la cama puede coger instintivamente una manta cuando siente frío. Aunque no esté pensando activamente en que tiene frío debido a su actual estado de conciencia durante el sueño, su cerebro ha recibido la señal de que su cuerpo siente frío.

Alto nivel de conciencia
Una persona que experimenta un alto nivel de conciencia tiende a tener un mayor control de sus pensamientos. La capacidad de prestar atención a los detalles y de analizar la actividad que le rodea viene acompañada de un alto nivel de conciencia, pero esto normalmente sólo puede lograrse durante ciertos estados de conciencia.

La práctica de la atención plena es un ejemplo de cómo se puede lograr una mayor conciencia de los pensamientos de una persona centrándose en el momento presente. La meditación se utiliza a menudo para alcanzar este tipo de conciencia porque la práctica puede ayudar a los individuos a alcanzar un estado de conciencia alterado.

Factores que pueden alterar la conciencia
Los estados de conciencia desempeñan un papel importante en nuestra experiencia cotidiana. Para ver cómo funciona la conciencia, es útil entender cómo pueden influir en ella los procesos naturales del cuerpo, el sueño y las sustancias.

Los relojes del cuerpo y la conciencia
Muchas personas comienzan el día llenas de energía, pero empiezan a sentirse agotadas a media tarde. Otras personas se esfuerzan por llevar a cabo la rutina de la mañana para finalmente sentirse con energía por la noche. Las fluctuaciones diarias de los niveles de energía se conocen como ritmo circadiano y desempeñan un papel importante en la conciencia humana.

Estos ritmos diarios, a veces denominados “relojes” del cuerpo, tienen un gran impacto en la conciencia, ya que determinan el nivel de conciencia o de alerta que el cuerpo es capaz de alcanzar.

El sueño y la conciencia
El sueño ha fascinado a investigadores, científicos y estudiosos durante miles de años. Las innovaciones tecnológicas del último siglo han permitido a los científicos estudiar el sueño de una forma que no era posible en el pasado, lo que ha contribuido a crear una serie de teorías sobre el sueño.

El sueño crea un estado de conciencia único porque, aunque se experimenta un nivel de conciencia reducido durante el sueño, el cerebro sigue activo. La capacidad del cerebro de pasar por diferentes etapas de sueño, tanto con movimientos oculares rápidos (REM) como con sueño no REM, es una prueba de esta actividad.

Cuando el ciclo del sueño se interrumpe, puede causar estragos en el reloj corporal de una persona y afectar a su estado de conciencia tanto durante el sueño como durante la vigilia. Si no está durmiendo bien, los trastornos comunes del sueño podrían ser los culpables de la somnolencia, la irritabilidad y la niebla cerebral que se derivan del sueño interrumpido.

Sueños y conciencia
El sueño REM es la parte del ciclo de sueño que se asocia más a menudo con los sueños que puedes recordar cuando te despiertas. Durante este tiempo, tu cerebro está activo de forma similar a cuando estás despierto, pero tu estado de conciencia es menor.

Es probable que en algún momento de su vida haya tenido un sueño realmente desconcertante que le haya dejado preguntándose: “¿Qué significó ese sueño?”. Las investigaciones disponibles sobre las características, las teorías y las interpretaciones de los sueños relacionan tu capacidad de soñar con tu estado de conciencia.

¿Qué significan realmente tus sueños?

Hipnosis y conciencia
El fenómeno de la hipnosis implica una hiperconciencia que conduce a una alteración del estado de conciencia de la persona. Durante la hipnosis, una persona suele parecer que está dormida, aunque en realidad está procesando sus pensamientos a través de una conciencia profunda y concentrada.

La hipnosis se ha utilizado para diversos fines, como el tratamiento del dolor y la pérdida de peso. Las investigaciones también demuestran que la hipnosis puede ser un tratamiento eficaz para diferentes tipos de ansiedad y dolor.

¿Qué es el inconsciente?
Las drogas y la conciencia
Ya sean recetadas o ilícitas, las sustancias químicas que afectan al estado mental de una persona también pueden afectar a su nivel de conciencia. Los distintos tipos de drogas actúan alterando el estado de conciencia de diversas maneras.

Estimulantes: El aumento de la conciencia puede crear sentimientos de euforia.
Depresores: La disminución de la conciencia puede crear sentimientos de relajación.
Alucinógenos: La percepción alterada de la realidad puede crear sentimientos de paranoia como estados de despersonalización.

 

 

Fuentes: https://www.psychologytoday.com/us/blog/shift/201508/altered-states-consciousness

https://www.verywellmind.com/lesson-four-states-of-consciousness-2795293

 

What do you think?

Written by Psiconautas

Deja una respuesta

GIPHY App Key not set. Please check settings

La psilocibina usada para la depresión podría ayudar al cerebro a salir de la rutina

Significado del 420: La verdadera historia del 20 de abril