in , , , , ,

10 Cosas que no sabías de tu Cerebro

Materia Cerebral

(Image credit: Dreamstime)

A lo largo de la historia, el cerebro humano ha sido notablemente bueno en desestimarse. Todos, desde los antiguos egipcios hasta Aristóteles, han minimizado el papel de las cosas misteriosas entre nuestros oídos. El famoso anatomista Galen dio crédito al cerebro como comandante del movimiento y el habla, pero incluso él hizo a un lado la materia blanca y gris, imaginando que los ventrículos llenos de líquido dentro del cerebro hicieron la mayor parte del trabajo.

El Cerebro Humano es grande

(Image credit: NIH, NIDA)

El cerebro adulto promedio pesa poco menos de 3 libras (entre 1.3 y 1.4 kilogramos). Algunos neurocirujanos describen la textura de un cerebro vivo como la de la pasta de dientes, pero según la neurocirujana Katrina Firlik, se puede encontrar una mejor analogía en la tienda local de alimentos saludables.

“[El cerebro] no se extiende como la pasta de dientes. No se adhiere a los dedos como lo hace la pasta de dientes”, escribe Firlik en sus memorias, “Otro día en el lóbulo frontal: un cirujano cerebral expone la vida en el interior”

( Random House, 2006). “El tofu, la variedad suave, si conoces el tofu, puede ser una comparación más precisa”.

Si esa descripción no le encanta, considere esto: aproximadamente el 80 por ciento del contenido de su cráneo es cerebro, mientras que cantidades iguales de sangre y líquido cefalorraquídeo, el líquido transparente que amortigua el tejido neural, constituyen el resto. Si tuvieras que mezclar todo ese cerebro, sangre y líquido, llegaría a aproximadamente 1,7 litros, o casi lo suficiente como para llenar una botella de refresco de 2 litros.

…Pero éstos se están haciendo pequeños

(Image credit: Dreamstime.)

No seas demasiado arrogante con tu cerebro del tamaño de una botella de refresco. Los humanos hace 5.000 años tenían cerebros que eran aún más grandes.

“Sabemos por los datos arqueológicos que prácticamente en todas partes podemos medir, Europa, China, Sudáfrica, Australia, que los cerebros se han reducido aproximadamente 150 centímetros cúbicos (9 pulgadas cúbicas), de un promedio de alrededor de 82 in3 (1.350 cm3). Eso es aproximadamente el 10 por ciento “, dijo John Live Hawks en 2009 al paleoantropólogo de la Universidad de Wisconsin en Madison.

Los investigadores no saben por qué los cerebros podrían estar disminuyendo, pero algunos teorizan que están evolucionando para ser más eficientes. Otros piensan que nuestros cráneos se están volviendo más pequeños porque nuestras dietas incluyen alimentos masticables más fácilmente y ya no se requieren mandíbulas tan grandes y fuertes.

Cualquiera sea la razón, el tamaño del cerebro no se correlaciona directamente con el intelecto, por lo que no hay evidencia de que el hombre antiguo fuera más inteligente que los humanos de hoy.



Nuestros cerebros arden con la energía

El cerebro moderno es un cerdo energético. El órgano representa aproximadamente el 2 por ciento del peso corporal, pero utiliza aproximadamente el 20 por ciento del oxígeno en nuestra sangre y el 25 por ciento de la glucosa (azúcares) que circula en nuestro torrente sanguíneo, según el American College of Neuropsychopharmacology.

Estas necesidades energéticas han provocado un debate entre los antropólogos sobre lo que impulsó la evolución de los cerebros grandes en primer lugar. Muchos investigadores atribuyen carne, citando evidencia de caza en nuestros primeros antepasados. Pero la carne habría sido una fuente de alimentos poco confiable, dicen otros científicos. Un estudio de 2007 publicado en Proceedings of the National Academy of Science descubrió que los chimpancés modernos saben cómo excavar en busca de tubérculos ricos en calorías en la sabana. Quizás nuestros antepasados ​​hicieron lo mismo, aumentando su capacidad intelectual con verduras.

En cuanto a lo que motivó al cerebro a aumentar de tamaño, hay tres hipótesis principales: el cambio climático, las demandas de la ecología y la competencia social.

Las Arrugas nos hacen Inteligentes

¿Cuál es el secreto de la inteligencia de nuestra especie? La respuesta puede ser arrugas. La superficie del cerebro humano está enrevesada por fisuras profundas, surcos más pequeños llamados surcos y crestas llamadas circunvoluciones. Esta superficie se llama corteza cerebral y alberga alrededor de 100 mil millones de neuronas o células nerviosas.

La superficie serpenteante y plegada permite que el cerebro se acumule en más área de superficie, y por lo tanto, más poder de procesamiento, en los confines limitados del cráneo. Nuestros parientes primates muestran diversos grados de convolución en sus cerebros, al igual que otras criaturas inteligentes como los elefantes. De hecho, la investigación realizada por el neurocientífico de la Universidad de Emory, Lori Marino, descubrió que los delfines tienen arrugas cerebrales aún más pronunciadas que los humanos.

La mayoría de nuestras celulas cerebrales no son Neuronas

(Image credit: Alexander Gourine)

El viejo que vio que usamos solo el 10 por ciento de nuestra capacidad mental no es cierto, pero ahora sabemos que las neuronas constituyen solo el 10 por ciento de nuestras células cerebrales.

El otro 90 por ciento, que representa aproximadamente la mitad del peso del cerebro, se llama glía, que significa “pegamento” en griego. Los neurocientíficos solían pensar que las glías eran simplemente cosas pegajosas que mantienen unidas las neuronas. Pero investigaciones recientes han demostrado que la glía es mucho más. Un artículo de 2005 en la revista Current Opinions in Neurobiology estableció los roles de estas células no reconocidas, que van desde eliminar los neurotransmisores en exceso hasta proporcionar protección inmunológica para promover y modular el crecimiento y la función de las sinapsis. (Las sinapsis son las conexiones entre las neuronas). Resulta que la mayoría silenciosa no es tan silenciosa después de todo.

El cerebro es un Club Exclusivo

Al igual que los gorilas de un club nocturno, un conjunto de células en el sistema sanguíneo del cerebro, llamado barrera hematoencefálica, permite que solo unas pocas moléculas ingresen al santuario interno del sistema nervioso: el cerebro. Los capilares que alimentan el cerebro están revestidos de células fuertemente unidas, que evitan las moléculas grandes. Las proteínas especiales en la barrera transportan los nutrientes y sustancias necesarias al cerebro. Solo unos pocos de élite logran pasar.

La barrera hematoencefálica protege el cerebro, pero también puede evitar los medicamentos que salvan vidas. Los médicos que intentan tratar los tumores cerebrales pueden usar medicamentos para abrir las uniones entre las células, pero eso deja al cerebro temporalmente vulnerable a la infección. Una nueva forma de escabullir medicamentos más allá de la barrera podría ser la nanotecnología. Un estudio de 2009 publicado en la revista Cancer Research mostró que las nanopartículas especialmente diseñadas pueden atravesar la barrera y unirse al tejido tumoral. En el futuro, combinar nanopartículas con medicamentos de quimioterapia podría ser una forma de atacar los tumores.

El cerebro nace como un tubo

(Image credit: Dreamstime)

La base para el cerebro se establece temprano. Tres semanas después de la concepción, una lámina de células embrionarias llamada placa neural se pliega y se fusiona en el tubo neural. Este tejido se convertirá en el sistema nervioso central. El tubo neural crece y se diferencia a lo largo del primer trimestre. (Cuando las células se diferencian, se especializan en varios tejidos necesarios para crear partes del cuerpo). No es hasta el segundo trimestre que comienzan a formarse glía y neuronas. El cerebro no se arruga hasta incluso más tarde. A las 24 semanas, la resonancia magnética muestra solo unos pocos surcos en la superficie lisa del cerebro fetal, según un estudio de 2000 en la revista Radiology. A medida que el tercer trimestre comienza en la semana 26, los surcos se profundizan y el cerebro comienza a parecerse más a un recién nacido.

Los cerebros de los adolescentes no han terminado de formarse

Los padres de adolescentes obstinados se regocijan, o al menos se relajan: esa actitud adolescente se deriva, en parte, de los caprichos del desarrollo cerebral.

La materia gris del cerebro alcanza su punto máximo justo antes de la pubertad y se reduce de nuevo durante la adolescencia, con algunos de los desarrollos más dramáticos que ocurren en los lóbulos frontales, el asiento del juicio y la toma de decisiones.

Un estudio de 2005 publicado en la revista Child Development encontró que las partes del cerebro responsables de la multitarea no maduran completamente hasta que tenemos 16 o 17 años. Y la investigación presentada en el BA Festival of Science en 2006 reveló que los adolescentes también tienen una excusa neuronal para el egocentrismo. Al considerar una acción que afectaría a otros, los adolescentes tenían menos probabilidades que los adultos de usar la corteza prefrontal medial, un área asociada con la empatía y la culpa. Los adolescentes aprenden la empatía practicando la socialización, dijeron los investigadores. Demasiado para ponerlos a tierra hasta que tengan 20 años.

El cerebro nunca deja de cambiar

(Image credit: Lu et al., 2009 PLoS Biology: The Interscutularis Connectome)

La sabiduría científica una vez sostuvo que una vez que alcanzas la edad adulta, tu cerebro pierde toda capacidad de formar nuevas conexiones neuronales. Se pensaba que esta capacidad, llamada plasticidad, se limitaba a la infancia y la infancia.

Incorrecto. Un estudio de 2007 en un paciente con accidente cerebrovascular encontró que su cerebro se había adaptado al daño a los nervios que transportan información visual al extraer información similar de otros nervios. Esto siguió a varios estudios que muestran que los ratones adultos pueden formar nuevas neuronas. Estudios posteriores encontraron más evidencia de neuronas humanas haciendo nuevas conexiones en la edad adulta; Mientras tanto, la investigación sobre la meditación mostró que el entrenamiento mental intenso puede cambiar tanto la estructura como la función del cerebro.

Las mujeres no son de Venus después de todo

La cultura popular nos dice que los cerebros de mujeres y hombres son simplemente diferentes. Es cierto que las hormonas masculinas y femeninas afectan el desarrollo cerebral de manera diferente, y los estudios de imágenes han encontrado diferencias cerebrales en la forma en que las mujeres y los hombres sienten dolor, toman decisiones sociales y lidian con el estrés. Se desconoce la medida en que estas diferencias son genéticas versus moldeadas por la experiencia, el viejo debate de la naturaleza versus la crianza.

Pero en su mayor parte, los cerebros masculinos y femeninos (y la capacidad intelectual) son similares. Un análisis de la investigación realizada por el psicólogo estadounidense en 2005 sobre las diferencias de género encontró que en el 78 por ciento de las diferencias de género informadas en otros estudios, el efecto del género en el comportamiento estaba en el rango pequeño o cercano a cero. Y estudios recientes han desmentido mitos sobre las habilidades divergentes de los géneros. Un estudio publicado en el Boletín psicológico de enero de 2010 examinó a casi medio millón de niños y niñas de 69 países y no encontró una brecha general en la habilidad matemática. Centrarse en nuestras diferencias puede generar títulos de libros pegadizos, pero en neurociencia, nada es tan simple.

What do you think?

Written by Psiconautas

Deja una respuesta

GIPHY App Key not set. Please check settings

Cuentos Trippy: La historia de 8 alucinógenos

Psiconautas #1