Cuando entiendes que el ‘mal viaje’ es el viaje