Somos las personas que nuestros padres nos advirtieron no ser.