FUNDACIÓN ROCKEFELLER PRESENTA PLAN DE MILITARIZACIÓN DE LA SOCIEDAD CON EL PRETEXTO DE LA PANDEMIA

La Fundación Rockefeller presentó el ” Plan de acción nacional para el control de Covid-19 “, indicando los “pasos pragmáticos para reabrir nuestros lugares de trabajo y nuestras comunidades”. Pero no es, como aparece en el título, simplemente medidas de salud. El Plan, al que han contribuido algunas de las universidades más prestigiosas (Harvard, Yale, Johns Hopkins y otras), presagia un verdadero modelo social jerárquico y militarizado. En la parte superior: el “Consejo de Control de Pandemias, análogo al Consejo de Producción de Guerra que Estados Unidos creó en la Segunda Guerra Mundial”

Estaría compuesto por “líderes del mundo de los negocios, el gobierno y la academia” (enumerados en orden de importancia, en primer lugar, no con representantes del gobierno, sino con los de finanzas y economía). Este Consejo Supremo tendría el poder de decidir producciones y servicios, con una autoridad análoga a la que confiere el Presidente de los Estados Unidos en tiempos de guerra por la Ley de Producción de Defensa. El Plan exige que Covid-19 se pruebe semanalmente en 3 millones de ciudadanos estadounidenses y que aumente el número a 30 millones por semana en seis meses. El objetivo, que se logrará en un año, es alcanzar la capacidad de probar Covid-19 30 millones de personas por día.

Para cada prueba, se espera un “reembolso adecuado a un precio de mercado de $ 100”. Por lo tanto, el dinero público requerirá “miles de millones de dólares por mes”.

La Fundación Rockefeller y sus socios financieros ayudarán a crear una red para la provisión de garantías de crédito y la firma de contratos con proveedores, es decir, con las grandes compañías que producen medicamentos y equipos médicos. Según el Plan, el “Consejo de Control de Pandemias” también está autorizado para crear un “Cuerpo de Respuesta a Pandemias”: una fuerza especial (no llamada accidentalmente “Cuerpo” como el de los Marines ) con un personal de 100-300 mil miembros Serían reclutados de voluntarios del Cuerpo de Paz y Americorps (creados oficialmente por el gobierno de los Estados Unidos para “ayudar a los países en desarrollo”) y de los soldados de la Guardia Nacional.

Los miembros del “Cuerpo de respuesta ante pandemias” recibirían un salario bruto promedio de $ 40,000 anuales, que se espera que gasten entre 4 y 12 mil millones de dólares anuales. El “Cuerpo de Respuesta a Pandemias” tendría sobre todo la tarea de controlar a la población con técnicas de tipo militar, a través de sistemas digitales de rastreo e identificación, en lugares de trabajo y estudio, en áreas residenciales, en locales públicos y en movimiento. Sistemas de este tipo, recuerda la Fundación Rockefeller, son producidos por Apple, Google y Facebook.

Según el Plan, la información sobre las personas, en relación con su estado de salud y sus actividades, se mantendría “en la medida de lo posible”. Sin embargo, todos estarían centralizados en una plataforma digital cogestionada por el Estado Federal y por compañías privadas.

Sobre la base de los datos proporcionados por el “Consejo de Control de Pandemias”, se decidiría a su vez qué zonas estarían sujetas a contención y durante cuánto tiempo. Este, en resumen, es el plan que la Fundación Rockefeller quiere operar en los Estados Unidos y en otros lugares. Si se logra incluso parcialmente, habría una mayor concentración de poder económico y político en manos de élites aún más pequeñas, en detrimento de una mayoría creciente que se vería privada de los derechos democráticos básicos.

Operación llevada a cabo en nombre del “control Covid-19”, cuya tasa de mortalidad, según datos oficiales, hasta ahora ha sido inferior al 0,03% de la población estadounidense. En el Plan de la Fundación Rockefeller, el virus se usa como un arma real, incluso más peligroso que el propio Covid-19.

Referencia:

National Covid-19 Testing Action Plan


https://ilmanifesto.it/piano-usa-controllo-militarizzato-della-popolazione/