A veces la cura duele más que la herida