Cómo Atraer el Éxito Usando las Leyes Universales y la Física Cuántica

¿Cómo lograr el éxito en la carrera, las relaciones y la salud? ¿Por qué el trabajo duro a veces no produce buenos resultados? Para algunos, las respuestas a estas preguntas pueden entenderse a través de las leyes universales que afectan a las personas.

Sandra Anne Taylor, consejera de práctica psicológica privada y autora, en su libro Quantum Success, describe siete leyes del éxito, la comprensión y el cumplimiento de las cuales la riqueza y la felicidad pueden seguir.

Taylor dice que las leyes universales son consistentes con una rama de la ciencia, llamada física cuántica.

Física cuántica, conciencia y éxito personal
En física cuántica, todo está formado por cuerdas vibrantes de energía. Lo que se consideraba materia sólida en la física clásica se considera cuerdas pulsantes de vibraciones de energía en el mundo de la física cuántica.

Los seres humanos son vistos como cuerpos de energía que vibran con las frecuencias de sus pensamientos y emociones. La física cuántica, al ser una ciencia de posibilidades, apoya la teoría de que el futuro de uno está constantemente afinado y definido por las vibraciones (o pensamientos) que ofrece el individuo.

Además, la naturaleza de la realidad ha pasado de ser definida a depender de la percepción de la persona. Alcanzar la abundancia y crear una vida de felicidad está en manos del individuo, no de factores externos, según la física cuántica.

La ley de la manifestación
La Ley de Manifestación dice que las cosas materiales se crean a partir de la conciencia. Para que algo se manifieste en el mundo físico, se cree que primero debe crearse claramente en la mente.

Según esta escuela de pensamiento, el éxito no se puede manifestar o reconocer sin el conocimiento de cómo se ve y se siente el éxito.

La vida de uno está predominantemente llena de objetos que reflejan lo que uno piensa o siente con fuerza la mayor parte del tiempo. Para trabajar la ley de la manifestación en beneficio propio, es importante una definición clara de los deseos y anhelos.

A veces, se puede utilizar un diario para aclarar pensamientos sobre lo que se desea y lo que no.

La ley del magnetismo
La Ley del Magnetismo, definida por Taylor, también se llama Ley de Atracción, popularizada por Esther Hicks y Abraham. Según la ley del magnetismo, solo se pueden atraer cosas que vibren de manera similar con la propia vibración central.

Si una persona está deprimida la mayor parte del tiempo, según la ley del magnetismo, es propensa a atraer más eventos, personas y circunstancias que le causan tristeza. El primer paso para hacer que la ley del magnetismo funcione a favor de uno es estar consciente de los pensamientos subconscientes.

Si existe un patrón de pensamiento basado en el miedo, se recomienda utilizar afirmaciones suaves para dirigir la mente consciente hacia pensamientos más agradables.

Se dice que las leyes del éxito que gobiernan el universo son consistentes con los principios de la física cuántica. Estas leyes se basan en el poder personal y el individuo es el centro de su universo y, por lo tanto, seguirlas puede ser un ejercicio satisfactorio y gratificante.

La Ley de la Armonía
La ley de la armonía explica por qué, a veces, incluso el trabajo duro bien intencionado no produce resultados. Taylor menciona que las emociones más armónicas que uno puede tener son las de amor, paz, aceptación y entusiasmo por la vida. Si estas emociones centrales no están presentes, el éxito puede resultar difícil de alcanzar.

Taylor también menciona que para lograr una armonía real, uno debe llegar a un lugar de aceptación para uno mismo y para los demás, sin necesidad de la aprobación de otra persona.

Una forma de armonizar las energías con el universo es practicar la meditación durante unos minutos todos los días.

La ley de la acción correcta
La ley de la acción correcta establece que la energía de uno se perpetúa a sí misma en el mundo. Uno nunca puede elegir la acción correcta para sí mismo cuando implica derribar el valor, el honor o la dignidad de otra persona.

La acción correcta es usualmente empoderadora y llena de amor por todos los involucrados en el proceso, al menos desde el punto de vista del hacedor.

Las acciones correctas se caracterizan por asumir la responsabilidad de los propios pensamientos, emociones y acciones, y tomar decisiones que promuevan la salud física, mental, emocional y espiritual, sin echar culpas ni dar excusas.

La ley de la influencia en expansión
La ley de la expansión de la influencia establece que la producción de energía de uno o la suma total de la transmisión emocional de uno en un momento, también tiene un efecto en el entorno. Taylor menciona que la energía personal de uno tiene un impacto, en la familia, en la productividad de la empresa para la que trabaja e incluso en el resto del mundo.

Para Taylor, la energía de vivir una vida en armonía y tener reverencia por toda la vida tiene el potencial de expandir su influencia también fuera del espacio personal. Siembra las semillas de la energía positiva entre las personas a medida que interactúan con la persona armoniosa.

Aplicar y aceptar estas leyes puede requerir un cambio en la forma de pensar y actuar. Estas leyes espirituales, respaldadas por estudios científicos en física cuántica, reiteran que la elección de una vida feliz, de no ser una víctima o un espectador infeliz del funcionamiento del destino, siempre corresponde al individuo.

La ley del deseo puro
La ley del deseo puro establece que cuando una persona es impulsada por una intención pura, libre de miedo, duda, puede estar seguro de un resultado beneficioso. Un deseo positivo es alimentado por sentimientos de esperanza, amor, entusiasmo, entusiasmo y confianza.

Si el deseo de una carrera exitosa es inmediatamente seguido por un pensamiento de fracaso pasado y sentimientos de fatalidad inminente, entonces el resultado deseado es menos probable que si la persona pudiera mantener el deseo en un campo de sentimientos positivos.

La merecía es otro aspecto de la ley del deseo puro. La persona que desea un resultado positivo debe saber en el fondo que se lo merece.

La ley de la intención paradójica
Los sentimientos de desesperación o urgencia excesiva indican un estado de conflicto con la intención original. Dejar ir el deseo es mejor para el resultado positivo que aferrarse a los sentimientos de desesperación o necesidad.

La cuarta ley del éxito, la ley de la intención paradójica, establece que estar desesperado por hacer que algo suceda hará que las mismas personas que pueden facilitar el deseo se alejen.

La desesperación crea la paradoja o lo contrario de la intención original, que asegura el fracaso en lugar del éxito. Aunque puede llevar tiempo, es útil estar en paz con la no manifestación del deseo.

Según la ley de la intención paradójica, es más fácil conseguir lo que se desea cuando una persona puede ser feliz sin el objeto mismo del deseo. La energía de la desesperación debe ser reemplazada por la de la búsqueda pacífica.

Las leyes del éxito colocan la responsabilidad del éxito o del fracaso en el individuo. Dejando a un lado el éxito, la abundancia y la buena salud, la plenitud y una mejor calidad de vida son subproductos positivos de seguir las leyes universales.

Deja una respuesta