La Historia Apócrifa del Encuentro de CAIN y LILITH

La siguiente es una crónica resumida de un libro apócrifo (no aceptado por la iglesia), El libro de Nod, en el cual se pueden encontrar bastantes referencias de cómo el primer vampiro (supuestamente Caín) adquiere sus poderes sobrehumanos.
El libro de Nod, una excelente referencia para encontrar el origen de las brujas y la magia negra (encarnada en Lilith), además de que responde uno de los grandes abismos de información (entre muchos más) que se encuentran en la Biblia… ¿de donde sale la esposa de Caín?…
Caín fue el primogénito de Adán y Eva y él aprendió a usar las herramientas para sembrar la tierra y se dedico a ser agricultor.
Abel, hermano de Caín, se dedico a cuidar a los animales y domesticarlos, a alimentarlos y a ayudarlos en sus sangrientos partos.
Caín amaba a su hermano Abel, ya que él era el más fuerte, el más dulce, el más inteligente y era el que le traía toda la alegría.
Llego el día en que Adán le dijo a ambos que tenían que hacer una ofrenda a su Creador, tenían que darle lo mas preciado y lo que le daba más alegría.
Caín trajo los árboles más fuertes, los frutos más dulces y el pasto más verde y los quemo en un altar.
Abel trajo a los animales mas jóvenes, más fuertes y más tiernos de su rebaño y los sacrifico.
He aquí que el sacrificio de Abel fue grande a los ojos del Señor y fue bendecido, mientras que Caín solo recibió palabras duras y regaños por que su sacrificio no valía la pena.
Tiempo después Adán volvió y les anuncio que el tiempo del sacrificio había regresado.
Abel trajo de nuevo a sus animales, los más fuertes, los más tiernos, los mas jóvenes.
Caín no trajo lo mejor de su cosecha por que sabia que no iban a ser apreciados por el Creador.
Abel le pregunto por que no había traído su sacrificio, parte de su alegría, lo mejor de su cosecha para ofrecer a aquel que vive en el cielo.
Caín enmudeció, sus ojos se humedecieron mientras con sus herramientas sacrificaba a lo que más alegría le traía, su hermano.
Y así la sangre de Abel cubrió el altar y olía dulce mientras se quemaba.
Pero Adán lo vio y lo maldijo con las siguientes palabras: “Maldito seas Caín, que mataste a tu hermano.
Así como yo fuí expulsado así lo serás tu.”
Y Caín escapo bajo la oscuridad de la noche, sin ningún rayo de luz por el cual guiarse, y estaba solo y tenia miedo…
Y ahí se encontraba Caín, solo en la oscuridad, y tenia frió
Y ahí se encontraba Caín, solo en la oscuridad, y tenia hambre
Y ahí se encontraba Caín, solo en la oscuridad, y lloró.
Y de la nada llegó una voz dulce, voz de miel con palabras de apoyo y de alegría.
Una mujer, de pelo negro y adorable, con ojos que traspasaban la oscuridad llegó con él
“Conozco tu historia, Caín de Nod.
¿Tienes frió? ¡Ven! Tengo ropa
¿Tienes hambre? ¡Ven! Tengo comida
¿Estas triste? ¡Ven! Te haré sentir mejor.”
Y Caín no lo creía.
¿Quién hará sentir mejor a uno maldito como yo?
¿Quién me arropara?
¿Quién me alimentara?
Y la mujer le contestó.
“Soy la primera esposa de tu padre. La que estuvo en desacuerdo con el Creador y gane libertad en la oscuridad. Soy Lilith.”
Entonces, Caín, quien una vez tuvo frío y lo arroparon; quien una vez tuvo hambre y lo alimentaron; quien una vez se sintió triste y lo alegraron encontró compañía en Lilith y lloro hasta que sangre salió por sus ojos y ella secó sus lágrimas con besos.
Y él vivió por un tiempo en casa de Lilith y empezó a preguntarse: ¿De la oscuridad, como sacaste esta comida? ¿Cómo sacaste esta ropa? ¿Cómo construiste este lugar?
Y Lilith sonrió y dijo: “Yo, muy diferente de ti, estoy despierta. Veo los hilos que te rodean, y tejo con ellos lo que necesito a través del Poder.”
Caín sorprendido contestó: “Despiértame entonces, Lilith” y al decir esto vio el ceño de Lilith fruncirse con preocupación. “Tengo necesidad de este Poder; Así podré construir mi propia casa, sacar mi propia comida y crear mi propia ropa.”
Entonces Lilith menciono: “No sé que podría pasarte al despertarte ya que tu verdaderamente estas maldito por tu padre. Despertarte podría cambiarte para siempre, podría matarte.”
Pero Caín le respondió: “Aun así, una vida sin Poder no vale la pena vivirla; Moriré sin tus dones y no viviré como tu esclavo.”
Lilith amaba a Caín y él lo sabia, ella haría lo que él le pedía aunque no lo deseara.
Y así Lilith, Lilith la de los ojos brillantes despertó a Caín. Cortó su piel y dejo correr su sangre en una vasija y Caín se tomo hasta la ultima gota probando la dulce sangre de Lilith.
Y ahí cayó al abismo y cayó profundamente. Cayendo siempre, internándose en la oscuridad más profunda.
Y de la oscuridad brilló la luz mas clara, una flama en la noche. Y el Arcángel Miguel se presento ante Caín. Este sin miedo pregunto su negocio con él.
Miguel, General del Paraíso, portador de la Flama Divina, le dijo: “Hijo de Adán, hijo de Eva, vuestro crimen es grande mas la piedad de mi Padre es aun más grande. ¿No has de arrepentirte por el mal que has hecho y dejaras que su piedad te limpie de todo pecado?
Y Caín contesto seriamente: “No por su gracia, pero por la mía viviré, orgulloso”.
Y Miguel lo maldijo diciéndole: “Sea así, por que mientras que tu y tus hijos caminen por esta tierra temerán mi flama viviente, y te morderán profundamente y saborearan tu carne.”
Y en la mañana llegó Rafael con sus alas abiertas, luz sobre el horizonte, conductor del sol, guardián del este.
Este habló con voz potente: “Caín, hijo de Adán, hijo de Eva, tu hermano Abel perdona vuestro pecado, ¿no te arrepentirás y aceptaras la piedad del Todopoderoso?”
Y Caín volvió a contestar: “No por el perdón de mi hermano sino por el mío propio seré perdonado.”
Así fue como Rafael lo maldijo con las siguientes palabras: “Pues mientras tu y tus hijos caminen esta tierra temerán el amanecer, los rayos del sol te buscaran para quemarte como madera donde te escondas siempre. Aléjate por que el sol sale buscándote para destruirte.”
Y Caín corrió y encontró un lugar lejos, dentro de la tierra y se escondió de los destructivos rayos del sol. Muy dentro de la tierra durmió y descanso hasta que la Luz del mundo fue cubierta por el manto de la noche.
Cuando despertó de su siesta matutina escucho el sonido de alas que venían hacia él. Vio las alas negras de Uriel, ángel de la muerte, que lo cubrían… el negro Uriel que camina en la oscuridad.
Uriel le susurró lentamente: “Hijo de Adán, hijo de Eva, Dios todopoderoso ha perdonado tu pecado. ¿Aceptaras su piedad y dejaras que yo te de tu premio, ya sin tu maldición a tu espalda?”
Pero Caín se negó diciendo: “No por la piedad de Dios, sino por la mía, viviré. Soy lo que soy, hice lo que hice y eso nunca cambiara.”
Entonces a través de Uriel, Dios Todopoderoso maldijo a Caín de nuevo: “Mientras tu y tus hijos caminen por esta tierra, tu y tus hijos vivirán sosteniéndose de la oscuridad, tomando solamente sangre, comiendo solamente cenizas, Nunca muriendo, aun viviendo. Caminarán por siempre por la oscuridad, todo lo que toquen se destruirá, hasta los últimos días.”
Y Caín grito angustiado por esta terrible maldición y cortó su carne.
Lloró sangre y recogió sus lagrimas en una vasija y se las tomó. Mientras bebía, deprimido, su trago, el arcángel Gabriel; Gabriel el Señor de la Piedad se le apareció.
Este le dijo: “Hijo de Adán, hijo de Eva, Mira la gran piedad de mi Padre, grande como no conocerás otra, por que aun ahora hay un camino ante ti, un camino de piedad y llamarás a este camino Gloconda . Y dile a tus hijos que la busquen por que por ese camino podrán volver de nuevo a la luz.”
Y con eso la oscuridad se fue, como si le quitaran un velo y la única luz que podía ver era la de los ojos de Lilith.
Mirando alrededor pudo ver que había despertado.
Cuando sus dones primero surgieron en él descubrió como moverse como el relámpago (Celeridad)
Como pedir prestado la fuerza de la tierra (Potencia)
Como ser como la piedra (Fortaleza)
Estos dones eran como el respirar había sido una vez para él.
Entonces Lilith le mostró como esconderse de los cazadores (Ofuscación)
El cómo ordenar obediencia (Dominación)
Y como demandar respeto (Presencia)
Entonces, despertando aun más, encontró como alterar formas (Protean)
Como tener el dominio de los animales (Animalismo)
Y como hacer que los ojos Vieran (Auspex).
Entonces Lilith le ordeno que se detuviera y por respeto a su poder la escuchó, pero muy dentro de él una semilla de rebelión fue sembrada en su corazón y cuando le dio la espalda Caín salió de nuevo a la noche y vio en las estrellas la infinidad de posibilidades que tenia y encontró que un camino de poder, el camino de la Sangre estaba ahí para que lo tomara.
Y así despertó en el camino final del cual crecerían todos los demás.
Con este nuevo poder rompió los lazos que la Dama de la Noche le había impuesto. Dejó a la Reina de los Malditos esa noche, cubriéndose con las sombras y huyó a las tierras de Nod y llegó al final a un lugar donde ni siquiera sus demonios podrían encontrarlo.
Pintura de Fernand-Anne Piestre Cormon titulada «Caín huyendo ante la maldición de Jehová», c. 1880, Musée d’Orsay, París.

La Tierra de Nod (en hebreoeretz-Nod) es un topónimo bíblico. La única mención de este lugar aparece en el Libro del Génesis (capítulo 4, versículo 16) como el sitio donde Caín habitó tras el asesinato de Abel y la subsiguiente condena divina.

«Salió, pues, Caín de delante de Dios, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén».1

La explicación más verosímil sobre el origen de la tierra de “Nod” es que su nombre provendría de la palabra hebrea nodedim que significa «fugitivos». Es precisamente la palabra Nad, «fugitivo», con la que se designa a Caín en el texto bíblico original. (Génesis 4:14)

En el contexto místico judío se supone que en estas tierras se encontraría Lilith y los hijos que ella habría concebido con Adán.

«Expulsó, pues, a Adán y puso querubines al oriente del jardín de Edén»
Referencia: Wikipedia