NOCHES ALUCINÓGENAS: Parálisis del Sueño y Portal para Viajar Fuera del Cuerpo

Aquí estoy, acostado en la cama. Si entras ahora, pensarás que estoy durmiendo. Pero te veo. Aunque mis párpados se ven cerrados, están revoloteando ligeramente. Son las únicas partes de mí que puedo mover. Estoy completamente consciente pero no puedo gritarte: mi cuerpo está completamente congelado.

Todos están paralizados durante el sueño de movimientos oculares rápidos (REM), la etapa del sueño donde se produce el sueño. Si no estuviéramos paralizados, representaríamos nuestros sueños, poniéndonos en peligro a nosotros mismos y a nuestros compañeros de sueño. Pero a veces, especialmente cuando se interrumpen los patrones de sueño o nos agotamos, las cosas salen mal: REM se extiende hasta la conciencia de vigilia, nuestros cuerpos se vuelven inmóviles y nuestros cerebros alertas se fusionan con las imágenes de los sueños. El fenómeno de despertarse durante la REM, completamente incapaz de moverse, se llama parálisis del sueño.

La experiencia puede ser aterradora. Atrapado en tu cuerpo paralizado, puedes sentir la presencia de un intruso malévolo en la habitación o una presión sobre su pecho, que te quita el aliento de los pulmones. Las alucinaciones pueden sacudir los sentidos: hay voces siniestras, entidades sobrenaturales, luces extrañas. Sientes como si te estuvieran tocando o arrastrando, las sábanas parecen haber sido arrebatadas y eres incapaz de recuperarlas.

He experimentado las imágenes aterradoras de la parálisis del sueño desde la infancia, pero solo más tarde comprendí que mi oscuro viaje no fue único: lo comparto con al menos el 6 por ciento de las personas en todo el mundo, y se ha informado durante miles de años como encuentros. con demonios sexuales, bestias y fantasmas. Estos informes difieren según la cultura, pero la textura y la biología son las mismas. De Terranova llegan los cuentos de la Vieja Bruja, una bruja horrible que atrapa a los durmientes sentándose sobre sus pechos. El folklore japonés nos da kanashibari, el destino de los desafortunados o malditos que han sido mágicamente atados en su sueño por espíritus malignos. En el nórdico antiguo, el Mara es un espíritu malévolo que se extiende a horcajadas sobre el cuerpo del durmiente como si montara un caballo, luego trata de estrangularlos; mara es el origen de la palabra inglesa “pesadilla”. Las historias de secuestro de ovnis y los encuentros extraterrestres probablemente también surjan de la parálisis del sueño.


Desde que era un adolescente, he visto figuras de sombras en la esquina de mi habitación y me he despertado para encontrar entidades extrañas, vampiros sonrientes u observadores silenciosos, junto a mi cama. Sentí mi mano agarrarse, mi pecho aplastado por el peso de una bestia extraña; mi cuerpo gira y gira en el espacio. He escuchado zumbidos, murmullos, silbidos y nombres desagradables susurrados en mi oído. Si la radio o la televisión estuvieran encendidas, podría escuchar los programas con claridad y, después de que la parálisis me liberara, podría informarlos. Si alguien entraba en la habitación, o sonaba el timbre de la puerta, o un perro ladraba, o (como sucedió en una ocasión) se corta de energía, estaba completamente al tanto. Traté de gritar, de tirar de mis párpados, desesperado por salir, pero no pude moverme.

Con este tesoro macabro para aprovechar, la parálisis del sueño naturalmente ha generado algunas historias y películas muy aterradoras. Más allá del terror absoluto, la parálisis del sueño puede abrir una puerta a estados alterados emocionantes, extraordinarios y bastante agradables. Uno es el estado de sueño lúcido, en el que puedes manipular conscientemente tus sueños, atravesando paisajes increíbles e interactuando con criaturas evocadas en tu mente. Otra es la experiencia fuera del cuerpo: la sensación de estar despierto al separarse de su cuerpo físico y flotar, girar y volar a su alrededor; a menudo, mira hacia abajo para verte recostado.


Los fundamentos biológicos de la parálisis del sueño se han vuelto menos misteriosos en los últimos años. La psicóloga Kazuhiko Fukuda de la Universidad Edogawa en Japón explica la probable participación de una región del cerebro que señala el miedo a las amenazas en el medio ambiente y desencadena nuestras reacciones primarias de “lucha o huida”. Despertar paralizado constituye una amenaza ambiental, pero no podemos reaccionar. La amígdala está en hiperimpulsión, y la fisiología REM ha invadido nuestra conciencia. Nos quedamos atrapados en un estado de terror abrumador, dejándonos soñar despiertos y acosados ​​por nuestros miedos más profundos.

En 2012, los neurocientíficos de la Universidad de Toronto Patricia Brooks y John Peever informaron sobre el proceso fisiológico detrás del estado alterado: GABAA y GABAB, los receptores que regulan el tono muscular del cuerpo, se combinan con la glicina, un aminoácido, para desactivar la actividad de las neuronas motoras en nuestros músculos voluntarios durante el sueño REM. Normalmente, vuelven a activar nuestra actividad neurona motora antes de que despertemos. Pero, a veces, nos despertamos durante REM, y el GABA y la glicina nos mantienen atrapados: el aterrador resultado es soñar despierto.

Podría flotar hasta el techo de mi habitación o en la sala de estar o salir por la sólida puerta principal

Una de las exploraciones más profundas de este estado, y la que me ayudó a liberarme del terror, proviene de Jorge Conesa-Sevilla, un psicólogo neurocognitivo y artista chamánico con sede en Oregón que experimenta regularmente la parálisis del sueño. En su libro Wrestling with Ghosts (2004), adopta un enfoque refrescante sobre el tema, elaborando parálisis del sueño en términos científicos, sin negar su enfoque exploratorio personal.

Conesa-Sevilla me enseñó que las personas que experimentan parálisis del sueño tienen una ventaja única al soñar con lucidez: pueden usar su estado alterado como plataforma de lanzamiento para un control total de los sueños. Tiene sentido: tanto los sueños lúcidos como la parálisis del sueño son “estados combinados”, según el psicólogo James Cheyne de la Universidad de Waterloo en Canadá, pero estos estados son distintos. “El sueño lúcido parece consistir en la conciencia de vigilia que se entromete en los sueños y la parálisis del sueño de las imágenes de los sueños entrometiéndose en la conciencia de vigilia”.Conesa-Sevilla ha desarrollado técnicas específicas y altamente perfeccionadas para ayudarnos a pasar de un estado combinado a otro. Al igual que muchos otros que regularmente experimentan parálisis del sueño, en ocasiones me había deslizado en sueños lúcidos, pero no entendía cuáles eran o que podía iniciar este cambio. En el libro Wrestling with Ghosts explicó cómo hacer esto, pero lo más importante, me hizo comprender que la parálisis del sueño no era una maldición; Podría ser un regalo.

El sistema de Conesa-Sevilla, llamado Señalización de la parálisis del sueño (SPS), se utiliza para reconocer y explotar su autoconciencia con el fin de pasar de un estado alterado a otro: del terror a la dicha. Incluye enfocarse en partes particulares de su cuerpo, imaginarse que está girando y usar la meditación, la respiración controlada y la relajación para controlar el miedo al estado paralizado. Al tocar SPS, puedo pasar voluntariamente de la vigilia al estado de sueño, conservando la conciencia suficiente para influir en la acción interna.

Cambiar de la parálisis del sueño a un sueño lúcido no es una hazaña mala; Es difícil mantener la cabeza fría con un fantasma sentado encima de ti. Raramente puedo precisar el momento en que el terror se convierte en lucidez, pero cuando lo hace, me lanzo a los vastos paisajes y colores vivos de mis sueños lúcidos.

A menudo vuelvo a los mismos lugares, mundos que he creado. Hay una ciudad con una compleja red de calles, casas elaboradas, un sistema subterráneo, un puerto y piscinas. Los blancos, azules, amarillos y verdes son mucho más intensos que cualquiera que haya visto en la vida real. Y hay grandes paisajes naturales: una costa con altos acantilados y bosques. Sé mi camino. Podría dibujar un mapa de estos mundos. Puedo elegir a dónde ir y puedo caminar o volar. Yo poblo estos paisajes con gente; ya sean familiares o fantásticos, vivos o difuntos, les hablo. Estoy completamente consciente durante estos sueños.Mis sueños lúcidos a menudo van acompañados de sensaciones de volar, flotar o saltar por el paisaje. Pero a veces tengo otra experiencia, similar en que se caracteriza por sensaciones de vuelo y flotación, pero distinta. Durante un sueño lúcido, estoy “intacto” y me muevo alrededor de un paisaje onírico, mientras que durante estas otras experiencias, parezco retorcerme físicamente o ponerme de pie y “fuera de mí” hacia mi entorno inmediato. Esta sensación me parece tan real como lo sería si me pusiera de pie ahora, y se experimenta como una conciencia totalmente alerta. Ahora entiendo que esto es una forma de experiencia extracorporal u OBE (Out of Body Experience).

En retrospectiva, me doy cuenta de que he tenido OBE por algún tiempo. En un recuerdo de la infancia, estoy acostado “sobre” y “debajo” de mi cama al mismo tiempo. Más tarde, deseé la experiencia de terror durante la parálisis del sueño. Si grito, pero no hago ningún sonido, pensé, si siento, pero nada me toca, si muevo mis brazos, pero están quietos, entonces mi cuerpo está paralizado, de alguna manera, recibiendo sensaciones de movimiento de mi cerebro. ¿Qué pasaría si conscientemente quisiera que este cuerpo fenomenal se retuerza de mi cuerpo paralizado? Y descubrí que, al menos en mi mente, podía.

Al principio hubo ruidos fuertes, zumbidos y silbidos. A veces sentía como si mi cerebro estuviera siendo succionado por la parte superior de mi cabeza, o que todo mi cuerpo estaba siendo empujado hacia atrás a gran velocidad. Entraba en pánico y luchaba, pero cada vez me volvía un poco más valiente. Sobreviviría a los sonidos y sensaciones de miedo, y descubriría que dieron paso a una agradable sensación de estar completamente separado de mi cuerpo.

Pude ver mi habitación, pero en forma alterada. La simple puerta de madera tenía hermosas pinturas; Los árboles en el jardín eran una especie diferente o más grande de lo normal. A veces parecía estar arrastrándome; en otros fui ligero y me moví con facilidad.

Durante estos OBE, me preguntaba qué pasaría si intentaba empujar mi cuerpo a través de la puerta cerrada de mi habitación, y descubrí que podía. Comencé a jugar con estas sensaciones, a flotar hasta el techo de mi habitación, a la sala de estar o salir por la sólida puerta principal. Disfruté la sensación de dar vueltas alrededor de mi casa y jardín.

Mis sueños lúcidos y OBE son encantadores porque conscientemente puedo aumentar mi experiencia, y un poco de terror puede ser estimulante.

Entiendo que la mente y el cuerpo son una entidad biológica y química compleja, entrelazada, pero mis noches alucinógenas sugirieron lo contrario. ¿Qué era este “yo” que parecía liberarse? Un amigo me desconcertó y me sugirió que dejara de dejar mi cuerpo deshabitado para que un “alma perdida” no lo habitara mientras estaba fuera, bloqueando mi regreso. Pero mis temores se vieron aliviados por las conversaciones con los expertos. La neurociencia me fascinó y me liberó.

Nuestro sentido del “yo” como encarnado, moviéndose por el espacio en relación con la gravedad, proviene de la posición y equilibrio espacial, tacto y movimiento, y señales visuales. Estas sensaciones “vestibulares”, procedentes de diversas redes neuronales en diferentes partes del cerebro, se unen y procesan en la unión de los lóbulos temporal y parietal (o nuestra unión temporal-parietal), una región justo encima y detrás de las orejas. Cuando estamos despiertos, nuestra unión temporal-parietal es muy activa y procesa la información de manera eficiente y coherente. Sin embargo, durante el sueño soñado, las sensaciones vestibulares no provienen del ambiente externo sino del interior del cerebro.

Durante REM, las sensaciones vestibulares podrían ser la fuente de esos encantadores sueños voladores. Pero también se pueden sentir durante la parálisis del sueño, y se pueden usar para impulsarnos a OBE. El combustible del avión aquí es la disonancia: de REM, obtenemos sensaciones vestibulares producidas por el cerebro y al despertar obtenemos información vestibular del mundo exterior; ambos aterrizan en la unión parietal temporal. Durante la parálisis del sueño, explica Cheyne, el cerebro trata de conciliar el conflicto ‘entre movimiento y no movimiento, entre flotar simultáneamente arriba y acostarse en la cama de uno. Él piensa que resolvemos el conflicto mediante “una división del yo fenomenal y el cuerpo físico, a veces referido como una experiencia fuera del cuerpo”.

La noción es apoyada por Olaf Blanke, profesor de neurología en el Hospital Universitario de Ginebra, cuyos estudios en la última década han ayudado a transformar el campo. Blanke ha demostrado que cuando estimula el cerebro con corriente eléctrica, genera su propia sensación vestibular y la transporta a la unión temporal-parietal, recreando el patrón que ocurre durante la REM. Como resultado, el sentido de sí mismo como encarnado se pierde y el individuo informa sentirse separado y separado. De especial interés es la posición de la unión temporal-parietal justo por encima y detrás de las orejas, tal vez una explicación de la sensación de una presencia que parece acechar detrás o simplemente fuera de la vista, las mismas entidades que muchos de nosotros describimos como parte de La experiencia de la parálisis del sueño.Algunos podrían pensar que estas explicaciones neurológicas para la parálisis del sueño, los sueños lúcidos y los OBE son impedimentos para la experiencia pero, para mí, la enriquecen. Mis sueños lúcidos y OBE son aún más deliciosos porque conscientemente puedo aumentar mi experiencia, y un poco de terror puede ser estimulante. Hasta el día de hoy, estoy asustado cuando me levanto paralizado. Después de todo, mi amígdala está gritando ¡MIEDO! ¡MIEDO! ¡MIEDO! Pero, con mi comprensión recién descubierta, puedo superar el terror y aprovechar el hecho de estar despierto para explorar estos estados alterados. La transición de un estado a otro puede ser resbaladiza, pero cuanto más entiendo lo que está sucediendo en mi cerebro, más control tengo y más agradable es la experiencia.

Aquí estoy otra vez, acostado en la cama. Si entras ahora, pensarás que estoy durmiendo. Pero no lo soy: soy consciente y estoy volando, saltando a través de paisajes coloreados por sueños.

Si alguna vez te despiertas sin poder moverte, trata de no entrar en pánico. Recuerde que se encuentra en el umbral de un mundo fantástico, un interior extraño, un espacio estimulante en el que estar despierto nos entrega muchas experiencias.