Sexo. Es la fuerza impulsora de la naturaleza; desde la polinización de plantas hasta el impulso biológico de reproducirse tanto en animales como en humanos. Por lo tanto, no es sorprendente que la mayor parte de nuestra energía provenga de nuestra libido.

Para los celebrantes de la soledad, el sexo no es un tema que se discuta a menudo. Si bien algunos Lobos Solitarios son bastante activos sexualmente, otros no lo son en absoluto. Pero hay una fuerza secreta que acecha dentro de tu deseo sexual y que puede usarse para mejorar tu vida. Pocos de nosotros lo sabemos.

El sexo, esencialmente, es la esencia de la creación; desde el nacimiento de toda la vida, hasta el nacimiento de la expresión apasionada y artística. Durante siglos, el hombre ha intentado canalizar esta energía hacia áreas más satisfactorias y estados superiores de conciencia.

Aparte de las prácticas de energía sexual tántrica y taoísta, existen innumerables otras referencias a los poderes ocultos dentro del sexo. La Cabalá, por ejemplo, ve el deseo sexual como la expresión espiritual más profunda que uno puede tener. Y en la filosofía yóguica, nuestra energía sexual pura permanece dormida hasta que se despierta en su forma más elevada conocida como “Kundalini”.

Muchos grupos esotéricos también practican algo llamado “Magia sexual”, que puede conectarse con la noción de alquimia sexual del psicólogo Carl Jung (similar a la sublimación sexual de Freud). Esto esencialmente dice que, con suficiente voluntad, podemos transformar la energía bruta de nuestra libido en creatividad dorada.

Ejemplos famosos de practicantes de esta transformación de la energía sexual en creatividad incluyen a Nikola Tesla, Gandhi, Richard Wanger, Dante Alighieri, Beethoven, Homer, Henry Thoreau y Leonardo Da Vinci.

Del sexo al enfoque intenso y la creatividad

Como parte del aprendizaje en el chamanismo, a menudo se le pide que realice la abstinencia durante períodos prolongados de tiempo. En mi propia experiencia, entendí que esto era un ejercicio de compromiso con el camino, una prueba para desarrollar la fuerza de voluntad y el enfoque a pesar de los instintos naturales.

El sexo durante esta etapa de su camino espiritual puede verse como una distracción, que desperdicia la energía y la motivación del cuerpo.

Durante este tiempo, noté dentro de mí una mayor cantidad de energía, concentración y creatividad. Estaba tan fascinado por la intensidad de estas cualidades recién despertadas que experimenté con ellas durante algunos años.

Mi mayor crecimiento personal se produjo durante este período de abstinencia sexual, al igual que mis percepciones internas más profundas. También experimenté niveles ilimitados de energía física y desarrollé un enfoque mental que me ha durado hasta ahora.

Mi experiencia de abstinencia sexual me ha demostrado que las advertencias sobre el sexo en tantas escrituras espirituales no son necesariamente porque el sexo sea innatamente malo (si lo fuera, ¡ninguno de nosotros estaría aquí!) Creo que el sexo se desalienta porque puede ser tu distracción más fuerte, tu peor enemigo que aparta tu atención de perseguir intensamente tu camino espiritual de realización.

Exceso sexual

Como ocurre con todo lo demás en nuestra sociedad moderna que busca la estimulación, abusamos del sexo. Y esto muy bien puede deberse a los últimos siglos de represión y estigma que ha rodeado al sexo.

Ahora que la sexualidad se ha vuelto más aceptable, sin embargo, naturalmente reaccionamos y nos entregamos en exceso, como se puede ver en los medios de comunicación, la publicidad o el club nocturno más cercano a usted.

Ni siquiera tienes que dejar la comodidad de tu propia casa para presenciar la indulgencia sexual. Internet ha jugado un papel importante en la revolución de nuestra excesiva indulgencia con; la promoción de la masturbación y el desperdicio de energía sexual, la cantidad de tiempo perdido navegando en sitios pornográficos, la deshumanización de mujeres y hombres al enseñarnos a verlos simplemente como formas de carne para ser utilizadas y descartadas.

Por supuesto, esto no es del todo malo, y el mundo nunca es en blanco y negro. La pornografía también funciona como una catarsis en la liberación de ansiedades, tensiones e histeria acumuladas, así como un catalizador para explorar nuestra culpa sexual y pensamientos y sentimientos sexuales negados al aprender a abrazar más plenamente nuestros elementos de sombra en el dominio sexual.

Sin embargo, cuando nos motiva el deseo sexual, desarrollamos una imaginación, coraje, fuerza de voluntad, perseverancia y creatividad más vastas de las que ni siquiera éramos conscientes. A veces, la energía sexual dentro de nosotros es tan fuerte que estamos dispuestos a morir, herir a otros o arriesgarnos a ser encarcelados para satisfacerlos. Imaginen si pudiéramos aprovechar esta energía y usarla para otros propósitos mayores.

Aprovechando tu energía sexual

Tener un fuerte impulso sexual simplemente no es suficiente; también debe aprender a usarlo. La transformación sexual, o transmutación, significa cambiar su energía y pensamientos de expresión física a energía y pensamientos de otro propósito, generalmente creativo.

La verdad es que todos somos seres sexuales. El camino de la transformación sexual no se trata de complacer rápidamente el sexo, negarlo, huir del sexo o incluso superar el deseo sexual. Se trata de aceptar el impulso sexual como parte de tu naturaleza, como notas de fondo de tu sinfonía superior. Sí, somos seres sexuales, pero somos más que eso: la sexualidad es solo un aspecto de lo que somos.

He visto a muchos que sienten que deben elevarse “por encima” de sus elementos de “naturaleza inferior” y, por lo tanto, deciden huir o ignorar los elementos sexuales de su naturaleza, considerándolos primitivos o mediocres. No cometa este error, el error de confundir la idea de espiritualidad con la de escapar o reprimir aspectos de su auténtico ser.

Aprendí que nunca es bueno reprimir nada en la vida. La represión es otra forma de aplazamiento, en otras palabras, cualquier cosa que reprimas eventualmente te alcanzará. La energía sexual no se puede crear ni destruir, solo se puede transformar.

Las siguientes técnicas las he recomendado a hombres y mujeres por igual en el pasado, que han mostrado interés en experimentar con sus energías sexuales:

Experimento de siete días: durante toda una semana, intente abstenerse de cualquier actividad sexual, ya sea solo o con otra persona. Después de la semana, explore cómo piensa y qué siente. Si bien algunas personas se beneficiarán enormemente, otras tendrán dificultades para acumular energía negativa (por ejemplo, ansiedad, frustración, mal humor, etc.). Este experimento le informará sobre las áreas en las que debe trabajar en su vida y si está listo para una transformación de energía en su estado actual.

Observe sin juzgar: mientras se abstiene del sexo, permita que cualquier sentimiento que surja dentro de usted venga, sin ningún juicio. Míralos como son, son naturales. Simplemente observe lo que estos deseos y sentimientos le dicen sobre usted. También trate de abstenerse de etiquetarlos como “energía sexual”. Más bien, trátelos como una sensación, como cuando experimenta algo “caliente” o “frío”, y experimentelos sin ninguna expectativa de deshacerse de ellos. Algunas personas, simplemente observando, tienen ráfagas orgásmicas de energía sin ningún estímulo físico.

Sigue teniendo sexo: Soy consciente de lo difícil que puede ser al principio ser consciente de tu energía sexual (especialmente si estás en una relación). Una forma de superar esto es tener relaciones sexuales, pero sin llegar al punto de la eyaculación o el orgasmo. Esta es una práctica tántrica antigua, e inmediatamente comenzarás a experimentar los efectos, como un aumento de energía, concentración e inspiración. Participar en el sexo despierta tu energía sexual que, al no llegar a su clímax, permanecerá dentro de tu cuerpo durante unas horas en su estado máximo.

Las experiencias sexuales son una de nuestras primeras experiencias espirituales en la vida. Es ese momento en el tiempo en el que nos llenamos de una tranquila conciencia presente, completamente absortos en el ahora, a través de un orgasmo sexual. Espero que este artículo le haya mostrado que debemos abrazar el poder espiritual que existe dentro de nuestra sexualidad, en lugar de rechazarlo o desecharlo.

Deja una respuesta