Si amas una flor, no la arranques