¿Son Reales las Entidades y los Espíritus vegetales? Una Escéptica Guía para Viajar

¿Explorando dimensiones externas? ¿O los internos? (Grabado de Flammarion, 1888)

Los viajes son como los sueños. Puede surgir una visión genuina desde lo profundo de tu subconsciente, resolviendo fácilmente un problema que su mente sobria encuentra intratable. O puede surgir con un sinsentido absoluto, el producto de la activación de sinapsis sin la guía de la lógica y la coherencia.

¿No te tomas tus sueños como una verdad absoluta al despertar?,  los psicodélicos no deberían ser diferentes. Es crucial pensar críticamente sobre qué lecciones llevar a la realidad consensuada y cuáles dejar atrás.

¿Sabiduría o dogma?
peligros de tropiezo

Muchos psiconautas difunden sus creencias y especulaciones personales como si fueran un hecho. A veces toman un mito antiguo, como el animismo amazónico, y lo visten con el lenguaje de la nueva era de espíritus, energías y vibraciones. “Madre Ayahuasca“, dicen, “es la forma en que el mundo vegetal se comunica con nosotros, elevándonos a una vibración más elevada“.

Otras veces ofrecerán una hipótesis científica comprobable, pero la disfrazarán como un hecho establecido. Un buen ejemplo es el mito de que DMT es responsable de soñar y se libera cuando una persona muere. Estas son ideas interesantes, pero cuando se presentan como Verdad incuestionable, limitan en lugar de liberarnos.

El deseo de compartir es natural y bien intencionado: después de una profunda experiencia psicodélica, las personas quieren comunicar su nuevo “conocimiento” a los demás. Ya sea que el conocimiento se refiera a extraterrestres y entidades desencarnadas, la historia y la genética humana, las teorías cuánticas a medias o el inminente apocalipsis, el explorador acrítico se apresura a compartirlo con cualquiera que lo escuche.

Un objetivo noble, para estar seguro… Pero el dogma disfrazado de sabiduría sigue siendo un dogma. Los evangelistas puerta a puerta también tienen compasión genuina; eso no los hace menos molestos. Sus sonrisas son demasiado petulantes, su entusiasmo demasiado parecido a un vendedor. Olvidan que la iluminación viene en muchas formas, y una talla definitivamente no sirve para todos.

A menos que sea un físico de partículas que necesite un arranque creativo, es poco probable que una sesión de LSD lo ayude a descubrir algo sobre el tejido de la realidad que resista el escrutinio.

Es por eso que quiero alentar el escepticismo en la comunidad psicodélica. Algunas realizaciones psicodélicas son verdaderamente perspicaces. Pero si somos honestos con nosotros mismos, admitiremos que los demás son solo fantasías: la mente subconsciente se toma las libertades como lo hace en los sueños. No es necesario descartar estas experiencias por completo, pero podemos considerarlas como buenos recuerdos en lugar de lecciones de vida.
Paradójicamente, si le damos demasiado crédito a la experiencia psicodélica, socavaremos su potencial para proporcionar una visión real. Tropezar nos hará crédulos e irracionales, imbéciles atrapados por nuestra propia imaginación. Y así es como a menudo se perciben los entusiastas psicodélicos.

Terence McKenna es un gran ejemplo. Aunque admiro las críticas penetrantes del hombre a la sociedad moderna, algunas de sus “teorías”, en particular las relacionadas con Timewave Zero, Stoned Apes y una inteligencia de hongos extraterrestres, no son más que conjeturas y fantasía. Su presentación es persuasiva, pero uno tiene la impresión de que un creador de palabras tan elocuente como McKenna podría defender cualquier teoría que quisiera. Mi queja no es realmente con McKenna, que promovió el cuestionamiento y nunca afirmó tener el monopolio de la verdad, sino con los fanáticos que toman sus especulaciones como un evangelio. No debemos confundir las narrativas construidas con la realidad, por muy tentadoras que puedan ser. El escepticismo exige más.

El valor de las pequeñas ideas

En mi opinión, las realizaciones más personales generalmente producen mayor valor. Tienden a ser más relevantes para la vida diaria que las revelaciones sobre dimensiones paralelas, teorías de conspiración, espíritus vegetales, elementales o viajes astrales. Si la experiencia psicodélica es un viaje a través del paisaje interno del Ser, es lógico que cualquier sabiduría adquirida pertenezca a ese reino, no al universo en general. La droga es una herramienta química, no una línea directa a la verdad objetiva.

¿Descubriendo los secretos del universo? O simplemente viajando sin objetivo?

Piénsalo. A menos que sea un físico de partículas que necesite un arranque creativo, es poco probable que una sesión de LSD lo ayude a descubrir algo sobre el tejido de la realidad que resista el escrutinio. Puede parecer lo contrario: puede estar absolutamente convencido de que su forma astral ha visitado reinos lejanos del cielo y el infierno, ha rastreado a través del Conocimiento Puro y el Amor Puro y ha regresado con lecciones para la humanidad, pero en realidad, es todo usted. Otras personas exploran sus propios reinos internos, diferentes al suyo pero igualmente válidos.

Si la experiencia psicodélica es un viaje a través del paisaje interno del Ser, es lógico que cualquier sabiduría adquirida pertenezca a ese reino, no al universo en general.

Incluso cuando muchos usuarios de un medicamento informan experiencias similares, como con DMT, no debería sorprendernos; Nuestro cableado neurológico es fundamentalmente el mismo. Por supuesto, una droga afectará a criaturas similares de manera similar. Esto difícilmente constituye evidencia de que DMT es un portal a una dimensión alternativa poblada por “elfos de máquinas” inteligentes. Es una hipótesis nueva (quizás incluso comprobable), pero nada más. La navaja de afeitar de Occam sugeriría que la base de estas experiencias es neurológica, no ontológica. (Ver James Kent y Teafaerie para críticas en profundidad del fenómeno de la entidad DMT).

Como dice Sam Harris, “deberíamos ser muy lentos para sacar conclusiones sobre la naturaleza del cosmos basadas en la experiencia interna, sin importar cuán profundas parezcan estas experiencias”. Deje de lado, por un momento, la inmediatez, la cruda realidad de sus viajes psicodélicos. Intenta eliminar tus prejuicios emocionales y examina tus ideas bajo el microscopio de la lógica fría. Los viajes se caracterizan por explosiones creativas salvajes, poderes imaginativos ilimitados y patrones de pensamiento no lineales, todas buenas razones por las que no deben tomarse como visiones objetivas de la verdad.

Engañando la mente

Una experiencia puede ser significativa incluso si se genera internamente, por supuesto. Nunca descartaría la experiencia psicodélica como “solo una reacción química”; después de todo, lo mismo podría decirse del amor y la compasión, sin mencionar la conciencia en general. Pero si aplicamos un pensamiento crítico riguroso como parte del proceso de integración, surgiremos con lecciones prácticas en lugar de ideología.

Considera lo fácil que es engañar al cerebro. Si un neurólogo aplicara impulsos eléctricos a diferentes áreas de su cerebro, experimentaría varias sensaciones: calor, frío, felicidad, paranoia, etc. Incluso podría alucinar imágenes o voces.

Estas son sensaciones genuinas, indistinguibles de lo real. Mientras el neurólogo toca tu cerebro como un instrumento, informas que la habitación está muy caliente o que hay música cerca. Y estarías completamente equivocado.

Entonces, sabemos por la neurociencia y por nuestros sueños, que se pueden conjurar experiencias increíblemente realistas sin ningún estímulo externo. La mente humana es fácilmente engañada.

Esto es lo que hacen las drogas psicoactivas: al perturbar el cerebro, cambian fundamentalmente nuestras percepciones y cogniciones. Algunos, como la cafeína y la anfetamina, pueden tener efectos beneficiosos sobre el enfoque y el rendimiento. Los psicodélicos también pueden mejorar muchas de nuestras capacidades mentales y nunca deben descartarse como meros intoxicantes.
El vacío de no saber es valioso. No corras para llenar el pozo de incertidumbre; fortifícalo.

Pero seamos honestos: los psicodélicos también pueden causar pensamientos delirantes. Es probable que los exploradores incautos confundan las ideas autogeneradas con la “realidad”, a veces mucho después de que el viaje haya terminado. Las mentes sobrias también cometen este error: la percepción es altamente subjetiva, un proceso cargado de prejuicios y proyecciones incluso en el mejor de los casos, pero los buceadores más profundos de la conciencia son especialmente vulnerables.
Puede que esta no sea una opinión popular, pero el riesgo de engaño es aún mayor en un contexto religioso. Aunque una ceremonia enteogénica como la ayahuasca puede ser muy útil para navegar por estos reinos, también viene cargada de siglos de bagaje mitológico. Muchos turistas espirituales regresan de Perú hablando sobre la Madre Ayahuasca y otros “maestros de plantas”, no como experiencias o conceptos, sino como seres sintientes autónomos.

Estoy dispuesto a considerar la hipótesis, pero no creo que la versión de la realidad ofrecida por los curanderos peruanos sea la única que deberíamos considerar. Es solo una narrativa cultural, y hay miles. El mito de la ayahuasca crea un tentador túnel de realidad: es antiguo y esotérico, “auténtico” y, por lo tanto, moderno, y aparentemente ofrece un pasaje a un mundo espiritual bullicioso en una era de materialismo triste. Pero el atractivo de esta mitología debería hacernos más escépticos. Como muestra la historia de la religión, las versiones románticas de la realidad nos atraen fácilmente, no porque estén basadas en evidencia, sino porque son atractivas.

Se ha dicho que el sistema de creencias chamánicas actúa como un ancla, ayudando a fundamentar la experiencia enteogénica. Solo recuerde que las anclas también pueden evitar que avancemos.

Excavando el pozo de la incertidumbre

“Es la marca de una mente educada entretener una idea sin aceptarla”.

-Aristóteles

Cuando presentamos nuestras creencias como eso, creencias, podemos involucrar a otras personas sin tratar de convencerlas, convertirlas o amenazarlas.

Todos tenemos delirios, cuadrados y excursionistas y salpicones psicodélicos por igual. Nuestros cerebros están conectados con sesgos cognitivos que sesgan nuestra percepción de la realidad. Quizás lo más notable es el sesgo de confirmación: con el fin de reforzar nuestro modelo interno del mundo, ignoramos la evidencia contraria y nos aferramos a las ideas mucho después de que sean desacreditadas.
Los psicodélicos pueden demoler estos delirios. Te recuerdan que está bien no saberlo. Sin embargo, si se usan descuidadamente, solo reemplazarán sus delirios con otros delirios. Esa es parte del trabajo del ego: llenar el vacío de incertidumbre con una mejor suposición, incluso si su mejor suposición es irracional. Se necesita un explorador dedicado para evitar esta trampa.

Deja que tus viajes te mantengan humilde. El vacío de no saber es valioso. No corras para llenar el pozo de incertidumbre; fortifícalo.

No quiero disminuir el valor de los psicodélicos como herramientas de aprendizaje, todo lo contrario. Con su ayuda, experimenté sentimientos que no sabía que eran posibles, y descubrí partes de mí mismo que nunca supe que existían. Todos nos hemos involucrado en reflexiones metafísicas, reflexionando sobre el tejido del espacio-tiempo y la naturaleza humana, tal vez obteniendo una comprensión más profunda de nuestro lugar en el cosmos. Muchos de nosotros hemos experimentado un sentido de “unidad” o samadhi que desafía el lenguaje. Estas experiencias no se nos pueden quitar, y una dosis de escepticismo no las invalida.
Es cuando las ideas se presentan en forma de afirmaciones extravagantes o injustificadas que debemos vigilar. E incluso en el caso de entidades hiperdimensionales y universos paralelos, no necesitamos descartarlos por completo. Solo tenemos que aceptar que se trata de hipótesis y compararlas con otras hipótesis utilizando la evidencia disponible. Ese es el enfoque científico y, creo, más fructífero de las ideas psicodélicas.

Aplica la razón como un tamiz, tamizando gemas de sabiduría de los escombros.

No estoy sugiriendo autocensura. ¡Sigamos compartiendo nuestras experiencias de viaje, incluso los más escandalosos! Pero, por favor, resista el impulso de colocar sus creencias en el pedestal de la Verdad Absoluta. Cuando dos personas con cosmovisiones muy diferentes chocan en una conversación, pueden chocar violentamente o pueden explorar las perspectivas de los demás con curiosidad y compasión. Cuando presentamos nuestras creencias como eso, creencias, podemos involucrar a otras personas sin tratar de convencerlas, convertirlas o amenazarlas.
Los viajes, como los sueños, pueden ser tanto informativos como engañosos, ya que hablan un lenguaje de símbolos y emociones. Y como los sueños, hay un camino intermedio entre apreciarlos como revelaciones divinas e ignorarlos por completo.

Piensa en el viaje como una excavación de los reinos subterráneos del Ser. No apile la carretilla a ciegas con cada piedra que encuentre. Aplica la razón como un tamiz, tamizando gemas de sabiduría de los escombros. Reúne y pule esas gemas, y con el tiempo, podrías terminar con un tesoro.

Referencia http://psychedelicfrontier.com/entities-plant-spirits-skeptics-guide-tripping/